#74 – Exactamente lo contrario a El Show de Truman

El otro día hice este tuit:

Más tarde, tuve una video-llamada con una amiga, y en nuestras deambulaciones sobre la Realización, le conté que había hecho ese tuit.

Y ella me dijo: «Oh, eso es exactamente lo contrario a El Show de Truman«.

Y dije: «Ostras, pues es cierto, no me había dado cuenta».

El Show de Truman es una película que creo que ha visto casi todo el mundo, donde el personaje principal (interpretado por Jim Carrey) está dentro de una Realidad donde todos son actores menos él.

Y él no lo sabe. Al menos al principio.

Esa es la gracia. Y una perversa gracia, dicho sea de paso. Resulta que la cosa trata de un show televisivo, tipo Gran Hermano, donde todo el mundo está enganchado a la vida de Truman. La cosa está montada de manera que toda la vida de Truman, ya desde su infancia, creo, es un montaje falso para el entretenimiento del público. Él es vigilado por cámaras casi las 24 horas del día; todo en su entorno, incluso la ciudad donde vive, es un decorado y, más siniestro aún, ¡todas las personas en su vida son actores!

En fin, está muy bien la película si no la has visto.

La cosa es que mi tuit, sin yo darme cuenta, dice todo lo contrario a lo que representa la película.

En la Realización, en la Iluminación, en la Conciencia de tu Yo Soy, es así como uno se siente: como un actor haciendo un papel todo el rato. Pero un actor que es consciente de que es un actor. Vaya, como los actores de las películas normales, que actúan en la película, y cuando se van a su casa vuelven a su personalidad normal.

¿Te imaginas que Harrison Ford volviera a su casa con el gorro y el látigo y siguiera actuando como Indiana Jones? No, no. Cuando el hombre vuelve a su casa es Harrison y punto. ¿O que Sylvester Stallone se fuera a su casa con la metralleta de Rambo o con los guantes de Rocky? No, no.

Pues eso.

Una persona que está en su Realización sabe que es un actor dentro de una película.

Lo he estado pensando y creo que solo hay una diferencia entre una persona realizada y el bueno de Truman. Sí, los dos están en una Realidad que es una película, pero la persona realizada es consciente de ello, mientras que Truman no.

Aunque dentro de él nace la Conciencia… Él sabe, de alguna manera, que su vida es una «falsa» película; y precisamente la película, valga la redundancia, va de eso: de su descubrimiento de que todo es falso. Truman escucha su Conciencia y sabe que, por mucho que lo engañen y lo tengan ahí como un conejillo de indias para el disfrute del perverso Gran Hermano que lo observa, su vida es un fake y él lo descubre.

Su Conciencia interior lo empuja.

La Conciencia interior siempre empuja.

Y te muestra la película.

Y sales de ella.

Y te liberas.

O continúas estando en ella sabiendo que es una película.

Por cierto, para frases como ésta y otras muchas, sígueme en Twitter y sígueme en Instagram.

P.D. Que la Conciencia interior empuje es una cosa. Lo importante es que tú la reconozcas. Que te reconozcas como ella. Que empieces a ser ella y no un personaje. Si así lo eliges.

----------------------------------
Comparte con tu comunidad:

¿Conectas? Suscríbete

Te enviaré una ALERTA cada vez que publique nuevo contenido. Es completamente gratis y puedes darte de baja cuando quieras.

Haz una donación

Si este contenido te está siendo de utilidad, considera hacer una donación para colaborar con los costes anuales de mantenimiento de la página. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00