#53 – La Dieta de Ser Uno Mismo

Para el caso que nos ocupa, voy a poner el ejemplo de las personas que Crean dietas.

No lo sé, no voy a hablar de ningún autor en concreto, aunque hay muchos.

A ver. Tenemos a un científico, un médico, un nutricionista, que investiga durante años, que contrasta durante años sus pacientes y los consejos que les da. Y acaba sintetizando una dieta.

Sí, una dieta. Que funciona.

Y escribe un libro.

Típico caso, ¿verdad?

Y luego presenta ese libro al mundo; y, como el científico o médico o nutricionista es, ya en si, algo famoso, pues va y lo peta.

Mira, tenemos un bestseller: La Dieta del No Sé Qué.

Y muchas personas compran el libro y empiezan a hacer esa dieta.

Y les funciona.

Por un tiempo.

Y luego vuelven a su peso natural, el de antes de la dieta, que seguramente está unos cuantos kilos —o unos muchos— por encima de lo que sería deseable.

¡Este soy yo!, vaya.

No porque haya comprado ningún libro de dietas (bueno, sí, hace unos años, pero «shhh», no se lo digas a nadie), sino porque estoy unos cuantos kilos por encima de lo que creo que sería mi peso ideal.

Sí, sí, ya te lo digo ahora y sin tapujos: Guillonauta pesa 95kg, cuando debería pesar 80. Mido 1,74. Pero bueno, no hablemos ahora de estereotipos, que la cosa va por otro camino.

Al lío, Pío. A lo que iba.

¿Por qué no le funcionan las dietas a la gente? ¿Por qué todo el mundo hace dietas que les funcionan unas semanas o unos meses y luego ya no funcionan más?

Estoy hablando del caso más genérico. Seguro que hay personas a quienes sí les funciona una dieta permanentemente. Pero diría que no es la mayoría.

¿Por qué?… Pues no les funcionan porque las dietas no son suyas.

A ver, creemos un caso típico con una persona típica. Vamos a llamarlo, o a llamarla, Tamara.

Tamara es una chica sana de 30 años de edad. Mide 1,65 y pesa 85kg. Debería pesa 60 kg según los entándares, pero pesa 85.

Tamara trabaja de profesora en un instituto y tiene una carga alta de estrés, por lo que está apuntada a un gimnasio y allí también va a clases de yoga dos veces a la semana. Por lo del estrés.

Tamara no tiene pareja. Su autoestima es baja. Porque está un poco gordita. Y las mofas de sus alumnos adolescentes la tienen realmente frita.

No tiene pareja porque no está contenta, segura de si misma, y aunque hay un par de chicos por ahí que le van detrás, ella no quiere saber nada del tema.

Tamara un día conoce a otra chica en la clase de yoga del gimnasio, que resulta que ya se ha ido encontrando también por la sala de máquinas, y se hacen muy amigas.

La otra chica se llama Cristina.

Cristina es una chica muy inquieta espiritualmente. No para de leer libros de autoconocimiento y, entre ellos, algunos de dietas «milagrosas».

Al ir conociendo a Tamara y sus inseguridades, un día le acaba trayendo el libro de dietas de moda: La dieta del No Sé Qué, por el Dr. No Sé Cuántos.

Le comunica a Tamara que lea el libro, que le irá muy bien, y que si hace la dieta en cuestión perderá esos kilos de sobras que tanto le molestan.

Tamara lee el libro entusiasmada en apenas semana y media. E inicia la dieta. Se gasta un pastón, en comida diferente a la que estaba habituada a comprar y en algunos complementos dietéticos que, claro, son marca del afamado doctor.

Y en los siguientes dos meses y medio adelgaza 12kg.

Qué contenta está. Lo celebra con su amiga Cristina saliendo por ahí, con ella y otros amigos del gimnasio, y mira tú, ahora que está feliz consigo misma le sonríe más a Manuel, el chaval que siempre la miraba en la sección de pesas, y acaban saliendo juntos.

Los meses pasan, Tamara está fluyendo, qué cambio. Qué bien haber leído el libro del Dr. No Sé Quién y su Dieta No sé Cuantos.

Pero claro, al cabo de un tiempo, y no hace falta entrar en motivos o causas específicas, Tamara acaba ganando kilos de nuevo y se pone otra vez rellenita.

Su autoestima se resiente un poco, aunque ya no tanto como antes. Manuel está con ella y la quiere mucho, tal como es, y es que él tampoco va ya tanto al gimnasio y también tiene unos kilos de más.

En fin, todo bien. Tamara sigue dando clases en el instituto y los crueles adolescentes se mofan cada día de su ancho trasero cuando escribe en la pizarra. Y a ella le importa un pito. Perfecto.

Pues bueno, esta historia de Tamara me da pie a hacer una reflexión sobre cómo las personas creamos, creemos y manifestamos. Y con el ejemplo de las dietas de fondo.

Y esto se puede aplicar a todo, no solo al tema de hacer régimen alimentario siguiendo una dieta.

Pero no quiero alejarme del tema, porque es perfecto.

Cuando una persona A sigue las creencias de otra persona B, esa persona A no está siendo ella misma y por lo tanto no está Creando. La Creación siempre viene de uno mismo. Crear es algo individual.

Cuando uno Crea lo está haciendo desde su propia Esencia, uno está siendo uno mismo.

La Creación verdadera solo puede brotar de ti. De tu Conciencia. Eso es lo que mueve la Energía de verdad.

Crear desde ti te hace Creer desde ti, es decir, fabricar un Sistema de Creeencias propio, que funciona de verdad para ti, porque lo has creado tú y es real. Es tu propia Creación y tu propia Energía.

Y cuando has Creado algo propio, y generado una Creencia propia al respecto, entonces Manifestas cosas en tu vida.

Y seguramente pueda ser algo permanente y, sobre todo, satisfactorio en el tiempo.

Mira, da igual si es permanente o no, si dura más o no. Más importante es si es algo «sentido» desde un@, aunque, bueno, la vida es cambio y siempre lo será.

Lo que quiero decir con todo esto es que seguir Sistemas de Creencias de otros, en este caso una dieta, como decía, lo que hace es llevarte a un terreno que no es tuyo, que es de otro; a algo que no has creado tú.

Y por lo tanto no te funcionará «bien». Quizá sí durante un tiempo, pero no de una manera, que dices: «yep, ¡esto es!».

Seguir la dieta del libro que Cristina le dejó, a Tamara le supuso un cambio, sí, que no estuvo mal, pero no fue más que otro ejemplo de la oveja que sigue al rebaño y en realidad no va a ningún sitio.

¿Estamos de acuerdo?

Y entonces la oveja Tamara va donde le dice el pastor, no donde quiere ir ella. Está siguiendo las Creencias de otra persona y no las suyas; las que ella Crearía y para luego Creer de verdad. Y Manifestar.

Este escrito es un manifiesto, y valga la redundancia, para los Creadores.

Los Creadores de su propia Realidad.

Oh sí, uno de los temas preponderantes en la literatura actual de la Nueva Era.

Sí, resulta que la gente consumen libros donde les dicen que serán lo Creadores de su propia Realidad si siguen tal o cual técnica, de otra persona. Y eso, claro, nunca les acaba de funcionar.

Porque no es su técnica. Porque no la han Creado ellos. Y por lo tanto no pueden Creer en ella y Manifestar resultados.

Es contradictorio.

Solo puedes Manifestar algo cuando viene de una Creencia que has Creado tú. ¿Sí?

Esta sería la reflexión que quiero plantear aquí.

Lo que activa el poder Creador y Manifestador es algo que siempre ha de venir de ti, no de otra persona.

Si uno quiere ser el Creador de su Realidad, y por ejemplo adelgazar, como en el caso de Tamara, debe hacerlo desde si mismo.

Imaginemos como continuará la historia de Tamara y su Cuerpo.

Después de un año, Tamara vuelve a pesar 85 kg, y la curiosidad que «aprendió» de Cristina la lleva al apartado de Salud, Autoconocimiento, Nueva Era, etc. de las librerías de su ciudad.

En sus ratos libres, Tamara hojea libros de dietas de otros autores. Se acaba comprando algunos. Y leyéndolos. Y repitiendo el proceso una y otra vez.

Como la primera dieta del Dr. No sé Qué no le acabó de funcionar el año pasado, ahora empieza a probar otras dietas de otros doctores famosos y repite el ciclo.

Si aceleramos el tiempo, después de 5 años veremos que Tamara ha probado 5 dietas diferentes e incluso ha hecho varios cursos de nutricionismo.

Ahora está realmente informada sobre el tema y además ve claramente que esto es un pozo sin fondo.

Déjame decírtelo bien alto, Tamara ha ganado mucho con ello. No ha adelgazado realmente, no tiene el cuerpo perfecto, pero sí tiene ahora la situación perfecta para darse cuenta de que seguir las dietas de otros no lleva a ningún sitio.

Que haciéndolo, no está siendo ella misma. Y no tiene para nada el control de si misma.

No está Creando, ni Creyendo de verdad, ni Manifestando lo que ella quiere.

¿Y sabés qué? Ahora está en la situación de descubrir lo que ella quiere. Lo que realmente desea.

Y es entonces cuando tira a la basura (o los guarda en un hondo cajón) todos los libros de dietas y de Nueva Era que compró durante este tiempo y empieza a Crear ella misma.

Se sienta al ordenador y empieza a Crear una dieta para ella misma.

¿Adelgazará con ésta?

Mmm, seguramente no, pero lo importante aquí no es adelgazar, es ser uno mismo.

Esto no va de ser más delgado, esto va de ser uno mismo.

Las Energías en tu vida se activan cuando las mueves desde tu Conciencia. La tuya propia, no la de otra persona.

Lo enumero:

  1. Crear (desde uno mismo).
  2. Creer (en lo que uno ha creado).
  3. Manifestar (¡y descubrir! lo que uno desea).

¿Por que no funcionan las dietas?

¡Porque no son tuyas!

Hasta que Creas la tuya propia.

PUES ES LO MISMO PARA TODOS LOS ÁMBITOS DE LA VIDA.

Por cierto, Tamara es una crac ahora. El otro día la vi y está dando conferencias por ahir presentando un libro que ha escrito. Se titula La Dieta de Ser Uno Mismo.

En él explica toda su experiencia de estar separada de su propia Conciencia, de estar fragmentada de si misma y buscando mil soluciones fuera de ella. No hay muchos oyentes en sus conferencias de presentación, y los que van no entienden gran cosa, porque seguramente solo quieren encontrar una dieta «milagrosa» para aplicar en su vida, una dieta que escribió otra persona.

En fin, todo esto es una broma. Quiero decir, Tamara no existe. La he Creado yo, Guillonauta, ahora, sentado al ordenador, tecleando como un poseso y dando sorbos a un té Earl Grey.

Tamara eres tú, Tamara soy yo. Todos tenemos a una Tamara en nuestro interior, o la teníamos. Todos hemos buscado la respuesta afuera, hasta que nos dimos cuenta —seguramente a través de la prueba y error— que la respuesta estaba dentro, y luego empezamos a Crear, Creer y Manifestar desde nosotros mismos.

Te lo dice un gordo iluminante 🙂 que escribió su propia dieta, que tampoco sigue. Porque incluso lo que viene del interior se queda estancado y se vuelve caduco.

(Estoy apretando más, pero aguanta un poco, que ya solo quedan dos párrafos).

Este articulo va de ser uno mismo, sí, pero incluso eso no funciona si te estancas. La Creación de verdad es un perpétuo movimiento de Renovación.

Ya lo decía Heráclito, el filósofo griego: «Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos».

----------------------------------
Comparte con tu comunidad:

¿Conectas? Suscríbete

Te enviaré una ALERTA cada vez que publique nuevo contenido. Es completamente gratis y puedes darte de baja cuando quieras.

Haz una donación

3 comentarios en «#53 – La Dieta de Ser Uno Mismo»

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00