#137 – Vivir el Yo Soy

Una vez te haces consciente de tu Yo Soy, ya solo te queda una cosa por hacer: Vivir la Vida a través de él. Es decir, experimentar la Vida a través de tu Divinidad.

Y no es tan fácil como parece. O, por lo menos, no es lo que parece. O lo que te imaginabas.

El otro día, mi amigo Gabiam, que canaliza al Maestro Ascendido Hilarión (échale un ojo a su Insta y Canal de YouTube, que están súper), en una llamada de Zoom, me dijo (bueno, no lo dijo él, lo dijo Hilarión a través de él): ¡El Yo Soy quiere mear junto a ti!

Lo cual implica e indica que ES el Yo Soy, también, el que quiere Vivir la Vida Humana.

Y la cuestión es: ¿Quién vive a quién? El Humano vive la Vida a través del Yo Soy o el Yo Soy vive la Vida a través del Humano? Pues las dos cosas, así a bote pronto. Pero es más bien que, Aquí, YA, quien VIVE, VIVE, es el Yo Soy.

Ah…… ¡Por la simple razón de que te has convertido en él! Ya no eres el Humano, Solo. Eres el Dios, También.

Aunque se te olvide.

Que a mí se me olvida…

Más que nada por la inercia de haber sido un simple Humano, ya no solo en esta Vida sino en muchas Vidas, en este planeta Tierra. Es como una adicción, si quieres verlo así.

La Mente quizá no tanto, pero el Cuerpo Físico, el Cuerpo Biológico, ¡ese no se quiere Convertir en el Yo Soy! La Mente sí, como digo, una vez “muerta” o, si tu quieres, integrada, pues diríamos YA que no está y no supone ningún impedimento. Aunque, cuidado…, el Cuerpo es en gran parte Mente, también. No sé si me entiendes.

Mira tú que la cuestión es que he salido a caminar a la playa esta tarde y, subiendo a pie ya para casa, y cruzando un verde parque en este suave atardecer de agosto, pues me he puesto a Respirar con Conciencia. Y ya me he enchufado y me he Convertido en el Yo Soy.

Iba caminando e iba respirando la Vida, el Todo, y también iba chupando para arriba a Gaia (¡eso ha sido nuevo para mí!). Desde las piernas hacia arriba de mi Cuerpo… A Gaia no le importa que la “chupes”, jaja, que la inspires. La buenaza de Gaia encarna una Energía infinita, por lo menos comparada a la Energía de un Humano, y siempre da más y más.

En fin, que al llegar a casa me he duchado, he comido melón y sandía y he iniciado un diálogo conmigo mismo sobre cómo es Vivir el Yo Soy, Vivir con mi Divinidad, y Aquí estoy tecleando y plasmando esas reflexiones.

Como decía, Vivir el Yo Soy no es lo que parece. No es para nada como Vivir de forma normal, con el Humano. No es lo mismo comerte un trozo de sandia fresca en verano y que tu Cuerpo, Emociones y Mente lo experimenten, a que te comas ese mismo trozo de sandia con el Dios que Tú Eres. Desde tu Totalidad. La cosa es bien diferente. Podría decirse que es un “disfrute” completamente diferente.

Con el Humano es sentir la dulzura de la sandía con las papilas gustativas de tu lengua (sentido humano del gusto); sentir el frescor de la sandía recién sacada de la nevera en tu boca y llegando a tu estómago (sentido humano del tacto), etc. Eso es una cosa. Pero si te comes la sandía poniendo la Conciencia del Yo Soy, oh, es como un Sentido completamente diferente. Una satisfacción y una experiencia difícil de imaginar. De verdad que es otra cosa. No lo estás haciendo con un Sentido Humano. La Divinidad no funciona así. La Divinidad es como un Todo, que lo ocupa, valga la redundancia, Todo, y que siente de una forma sensual la Experiencia que le llega a través del Humano. Cuando este lo Permite. Es decir, que eres Dios en la Experiencia Humana. Lo que decía. Más que un Humano en la Experiencia Divina. Que también. Ñe. ¿Me explico? Si no, da igual. Tú solo Respira y siente la Conciencia que hay detrás de las palabras en esta pantalla blanca… ¿Puedes hacerlo?

Para un momento.

Y hazlo…

Hazlo…

Ok.

Recuerdo ahora que el Maestro Ascendido Tobías en una canalización a través de Geoffrey Hoppe años atrás también contaba, y además con gestos muy gráficos, que tu Yo Soy lo que quiere es saber lo que significa tirar del rollo de papel colgado en la pared, mientras estás sentado en el WC.

¡Vaya ejemplos! Mear, cagar… No, no, no es que el Yo Soy sea un marrano o un pervertido. Solo son ejemplos humanos, eso…, muy básicos, que me parece que ilustran muy bien esto Vivir la Vida a través de tu Totalidad.

Espero que te estés riendo. También este es el propósito. Y, bueno, poco más. Solo repetir la Sensación con mis simples palabras: Vivir la experiencia Humana con tu Yo Soy, o viceversa, es abrir el Sentido que está Más Allá de los cinco Sentidos Humanos y simplemente jugar. Experimentar las cosas con ese Sentido que es un millón de Sentidos a la vez. Hay quien dice que tenemos, una vez Permitida tu Presencia Yo Soy, como unos 200.000 sentidos angélicos o multidimensionales. Mira tú si hay para probar y experimentar, en el WC o donde sea. Jaja. Todo: pasear, comer, jugar al fútbol, escuchar música… Ah, ahora que me acuerdo, el otro día permití a mi Yo Soy en medio del gentío en un concierto de Habaneras, en la playa, al que fui con un amigo. Man, ¡un momento de pura dicha! La cuestión es que cuesta mantener ese estado. También esto es lo que quiero transmitir aquí… Se trata de permitirlo una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez, en cualquier situación de tu Vida cotidiana, sin importar demasiado lo que estés haciendo. Esto último es intrascendente. La cosa es Convertirte en Ello, en lo más simple y mundano, y la Magia sucede… Acostumbrase a la Magia, ¿no?

Y ya concluyendo con el mismo chiste, vaya, que «no es lo mismo cagar como un Humano que cagar como Dios».

Te invito a Respirar con profundidad y ligereza y Permitir, ahora mismo, a ese Dios Que También Eres.

Inspira…

Expira…

Hasta la próxima.

----------------------------------
Comparte con tu comunidad:

¿Conectas? Suscríbete

Te enviaré una ALERTA cada vez que publique nuevo contenido. Es completamente gratis y puedes darte de baja cuando quieras.

Haz una donación

1 comentario en «#137 – Vivir el Yo Soy»

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00