#109 – Con «Licencia para patear Egos»

Todo el mundo tiene una capacidad especial, ¿no? Bien, la mía es patear Egos.

Así como James Bond, el Agente 007, tenía «Licencia para Matar», Guillonauta tiene «Licencia para patear Egos». Vaya.

No sé quién le debía dar esa licencia a James Bond. ¿Cómo es en las películas?… ¿La agencia de los agentes? ¿Un gobierno secreto? ¿La mismísima reina de Inglaterra?… No sé, da igual. Y, dicho sea de paso, ahora que lo escribo suena un poco fuerte: «Licencia para Matar». Toma ya. «Me cargo a quien sea. Soy el Agente 007. ¿Qué pasa?».

Aunque eso no lo dice James. Lo digo yo ahora, con mi Ego que juzga. Los Egos siempre juzgan. Y yo también tengo Ego. Aunque los «patee». Pero no nos adelantemos…

Sí, alguien le dió «licencia para matar» a Bond. ¿Y quién me la dio a mí para patear Egos? Pues yo mismo, claro. Nada de lo que somos es Responsabilidad de otros. Nada. Eso solo pasa en las películas. Aunque todo sea una película…

No sé, esto de patear Egos, es algo que no le gusta a mi propio Ego, que se ha pasado toda una Vida tratando de esconder esa licencia como ha podido. Porque, claro, ¡no está bien poner en evidencia a los demás!

¿O sí?…

¿Ves? Juzgando.

Pues eso sería patear Egos, en este caso. Hacerlos estallar como una botella de cava. Sí, eso, yo sería un tipo de «agente secreto» que tiene la capacidad de agitar los Egos de la gente por dentro hasta que, si su Ego fuera una botella de cava, el tapón sale disparado y el líquido se desparrama fuera del cuello de la botella.

Y entonces la persona en cuestión tiene una crisis y una posterior transformación.

Esto es así. Y no porque mi Ego quiera, sino porque es mi naturaleza Más Allá de mi Ego. Simplemente sucede, a pesar de lo que mi Ego decida hacer.

Podría contarte unos cuantos ejemplos de esto, pero me alargaría demasiado. Simplemente decir que mi Presencia, a veces, hace subir la presión dentro de la botella del Ego de los demás y, a veces, el corcho y el líquido salen disparados.

Y la gente se enfada conmigo. No con el pobre Guillem, que es un tipo que no hace nada, sino con la Conciencia que hay detrás de él. ¿Has pensado alguna vez que detrás de ese personaje que eres, de ese Ego tuyo, hay una Conciencia que quizá es tu verdadero Yo?

Venga, sí, ¡agitemos la botella de cava!

Como digo, si tú me ves a mí te darás cuenta que soy un tipo tranquilo y que quiere pasar desapercibido. Ah, pero la Presencia nunca pasa desapercibida. Siempre está. Y es la que «actúa», en realidad.

¿Tú crees que James Bond mataba porque sí? No. Era la Conciencia detrás de él quien lo hacía. Estaba programada para hacerlo. «Yo soy el bueno y mato a los malos en nombre de la reina de Inglaterra». Ha, me pregunto si James se arrepentía de matar cuando llegaba a su casa. Si es que llegaba a su casa. ¿Tenía casa, James Bond?… En fin, películas.

Lo dicho, la Vida también es una película.

Qué mas. Pues sí, esta capacidad innata, por decirlo de alguna manera, de patear egos, que yo tengo, funciona sola. No tengo que hacer mucho, la verdad. En mis relaciones con otras personas, las cosas pueden ir de mil maneras, la película se puede desarrollar hacía aquí o hacia allá, pero mi James siempre acaba «mantando al malo».

«Menudo Ego tienes», estarás pensando… ¿Sí? ¿Ego? También. Quizá. No sé… No sé si es Ego o lo que está Más Allá del Ego. Lo estamos descubriendo. ¡Estamos agitando la botella de cava! La mía o la tuya, la de quien sea…

Aunque, bueno, James Bond bebía Martini con Vodka. Y también era «agitado pero no mezclado» (creo). Una vez lo probé, ¿sabes? Me hice un brebaje de estos. Sí, en la típica fiesta de adolescencia o juventud. En medio del barullo de la música y la gente borracha, me acerqué a la mesa de las botellas, agarré una de Smirnoff y una de Martini Blanco y eché los dos líquidos en un vaso de cubata con hielo. Y, sin mover nada, levanté el vaso para ver a contraluz si lo transparente se mezclaba con lo amarillo. Y di un par de sorbos y pensé: «Vaya con el agente 007, ¡esto está bueno!». Y ya no me acuerdo de más. Haha.

Acabando.

Mi capacidad especial, patear Egos. Destapar Egos. Ayudar a transformar Egos. Enseñar a otras personas, ni que sea sin querer, que ser siempre el mismo personaje, James Bond o quién sea, NO es lo más sano del mundo.

A largo plazo.

Venga, saca un par de copas y agitemos la botella de cava. Vamos a celebrar hoy, una vez más, la Libertad de ser el personaje que quieras y de poder cambiarlo cuando te dé «LA REAL GANA». ¡Y que Dios salve a la Reina!

Glups.

¡Salud!

Haz una donación

Si este contenido te está siendo de utilidad, considera hacer una donación para colaborar con los costes anuales de mantenimiento de la página. ¡Muchas gracias!

¿Conectas? Suscríbete

Te enviaré una ALERTA cada vez que publique nuevo contenido. Es completamente gratis y puedes darte de baja cuando quieras.

ATENCIÓN: SI TE SUSCRIBES AHORA RECIBIRÁS UN EMAIL CON 3 REGALOS QUE IGUAL TE INTERESAN

✅ El ebook Los 3 secretos de la Respiración Interdimensional
✅ Un cupón del 10% de descuento para una [PRIMERA SESIÓN] Coaching para el Despertar de la Conciencia
✅ Un cupón del 10% de descuento para una Sesión de Respiración Interdimensional

7 comentarios en «#109 – Con «Licencia para patear Egos»»

  1. ¡Saludos Agente 007 o 107, o el número que sea!
    Pregunta a tu Yo Soy, a ver el número de agente que tiene designado, para saludarlo como corresponde. ¡Salud! 😁

    Responder
    • Pues no es algo descabellado. Las personas en este momento en la Tierra que somos conscientes de Todo Lo Que Somos se podrían contar con los dedos de unas cuantas manos. Estoy seguro de que hay por ahí andando un iluminado o iluminada número 007… Y no me extrañaría que fuera yo. O quizá tú, Ramón… Hahaa. No es coña, eh. ¿Cómo lo ves?

      Responder
      • Ha ha ha! Hombre pues es muy posible. No te lo decía en plan de no creérmelo, sino en plan chiste, siguiendo el humor de tu publicación. Pero por supuesto que lo creo posible. Puede ser que tengamos un número designado ¿por qué no? Que sea 007 o cualquier otro es lo mismo, es anecdótico. Pero tendría gracia que fuera el 007, ja ja ja, recordando al agente secreto 007 de las películas, James Bond. ¡Toma ya! Sería una buena broma cósmica. Bueno amigo me despido, que todo vaya bien. Hasta pronto.

        Responder
  2. Oh such a great read to be with right now. The last paragraph was such a loving and clear communication to be with right now, especially the statement in bold—– «the Freedom to be the character you want and to be able to change it».

    Thanks G!

    Responder

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00